Tipos de motivación y cómo explotarlas al máximo

La motivación es el estímulo, fuerza o energía que nos lleva a hacer algo hasta lograr un objetivo o satisfacer una necesidad. Los tipos de motivación motivación nos permiten continuar incluso ante situaciones difíciles porque se esperar lograr un objetivo que valga la pena. 

Por supuesto, el estar motivados depende de muchos factores y varía según la meta que se plantee, que puede o no ser evidente. Estar motivados hace que muchas tareas se hagan menos pesadas y se logren más rápidamente. 

¿Qué implica estar motivado/a?

Cuando se actúa con motivación significa que queremos lograr algo para obtener otra cosa, que no necesariamente es material. La retribución puede ser la reafirmación de un concepto, la búsqueda de reconocimiento, algún premio o una combinación lo tangible e intangible.

Cuando se habla de motivación nos referimos a algo sumamente subjetivo. El grado de motivación no es necesariamente proporcional a la retribución que se recibirá, sino que depende de la importancia que le dé el individuo en el momento.

Tipos de motivación

Motivación extrínseca

Se trata de la que hace referencia a estímulos externos al individuo, como el dinero o el reconocimiento. No necesariamente implica una cadena de acciones sino que suele ser bastante clara e inmediata, bajo el modelo acción-recompensa.

Entre los tipos de motivación suele ser la más básica y la que más se utiliza a nivel comercial y de recursos humanos, pues implica activar estímulos que conduzcan a resultados como aumentar la productividad, conservar al talento o incrementar las ventas.

Motivación intrínseca

Se trata de una motivación que viene desde lo más interno del individuo  y suele estar asociada a los niveles superiores de la Pirámide de Maslow: Autorrealización y crecimiento personal. No necesariamente va desligada de la motivación intrínseca, al contrario: Una motivación puede ser una herramienta de la otra.

Un ejemplo de este tipo de motivación está en la participación de un individuo en una actividad porque sencillamente le gusta practicarla. Un nivel adicional sería el que sabe que con la constancia sería mejor. 

La motivación intrínseca es el tipo de motivación más vinculado a la productividad, pues el individuo no se limita a cumplir los mínimos necesarios para obtener la recompensa, sino que se involucra personalmente para sentirse mejor consigo mismo. Evidentemente, si se agrega un reconocimiento externo, existirá mayor impulso.

Lo ideal es combinar ambas formas de motivación para lograr mejores resultados, pues en la medida en la que los trabajadores se sientan mejor en la empresa, lograrán mejores resultados. Permítenos ser tus aliados, trabajemos juntos para lograr mejores resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code